browser icon
You are using an insecure version of your web browser. Please update your browser!
Using an outdated browser makes your computer unsafe. For a safer, faster, more enjoyable user experience, please update your browser today or try a newer browser.

Andada 2017

8ª ANDADA POPULAR POR LAS HOCES DEL RÍO PIEDRA

UN PASEO POR LA SERRANÍA CELTIBÉRICA – 29 ABRIL 2017

Caminando

8:45 de la mañana, los más madrugadores nos ayudaban a abrir la puerta del pabellón. Amenazaba lluvia, pero, por la tendencia de los últimos tiempos poco había que temer. Allí fuimos congregandonos y las ganas de empezar a caminar fueron creciendo. A las 9:15 empezamos ya la marcha.

Pasado el Peirón de San Antonio, cuando el camino se abre a la Ermita, paramos para presentar el día, el motivo de esta octava jornada senderista. En este caso, el porqué Torralba de los Frailes forma parte de lo que los romanos llamaron Celtiberia y hoy se ha denominado Serranía Celtibérica, las raíces compartidas, históricas, ambientales y culturales.

Explicaciones

Cuatro gotas fueron acompañándonos todo el camino hasta El Morrón del Gaitero. Desde arriba disfrutamos de un excelente mirador de Las Hoces del Río Piedra, testigos de la acción lenta y progresiva del agua sobre la caliza, rodeados por lo que en un día debió ser un amplio meandro del río repentinamente abandonado cuando el agua tuvo ocasión de llegar antes. El paisaje es la consecuencia de estos cambios, algunos lentos, casi inapreciables, y otros repentinos, de drásticas consecuencias. Así parece cambiar también la gente y su cultura en La Serranía Celtibérica, tal y como lo atestigua su inexorable abandono.

Bajando por el valle colgado de la sabina llegamos al Pozo de las Escaleras, pensando ya en el almuerzo. En el refugio se preparan las brasas, los bocadillos, el agua y el vino, en bota si puede ser.

La vuelta sirve para asimilar el almuerzo y los cambios de los que hablábamos. No falta conservación y por momentos parece que la digestión puede ser provechosa, aunque los árboles plantados el otoño pasado no tengan muy buena pinta…

Comiendo

En el pabellón terminamos la jornada juntos, comiendo y disfrutando de la compañía, agradeciendo a tanta gente que hace que todo funcione sin aparente esfuerzo.

Gracias y hasta la próxima.

 

 

 

 

 

 

Puedes ver la octavilla de la andada que se repartió a los caminantes pinchando en la imagen de abajo.